acupuntura-orgon.com.ar
medicina energética

 

Inicio

English 

Deutsch

Presentación 

Esta medicina 

Revi al natural

Investigaciones

Historias 

Programa Azul 

Viaje 

Desintoxicación

Diccionario 

Cerebros  

Para qué sirve

Sociedad

Mapa

Concierto

Funciones

Estadística

Mediciones

Revitalización

Glosario

Enlaces

Plantas

Articulos

Chicos

Acu-Orgón

Gripe porcina

Viagra, Hierbas Chinas

Experimento de Alcoy

Limpieza Hepato-Biliar

Programa de Desintoxicación

La gripe

El Invierno

Los Hidrolizados

Los acumuladores de energía orgón

El Dor-Buster

La Primavera

Cielito Lindo I

Acupuntura estética

La revolución Reich

Talleres

La medicina catastrófica

Los bebés orgónicos

Orgón y Dor 

La Clonación de Idiotas

Revitalización y Envejecimiento

Talleres 2015 

 







 

 



Energía, carácter y sociedad

3. Programación humana, política y enfermedad

    Aquí es imposible evitar el aporte de Wilhelm Reich para entender adónde y porqué estamos parados en este lugar.

      Hay un punto de contacto importante entre las escalas individual y social: es el estudio de lo que Reich llamaba estructura caracterial media de una sociedad. O sea: la determinación de cuál es el carácter predominante y qué peculiaridades tiene. Su opinión acerca de que en una sociedad determinada  no pueden aparecer fenómenos superestructurales (gobiernos, clases dirigentes en general) que no estén fundamentados en el carácter social medio, es de una lógica difícil de rebatir. Acerca de este tema es muy impactante su recuerdo de que Hitler accedió al gobierno por vía electoral, lo cual significa que la demagógica hipótesis de la conjura como explicación del ascenso del fascismo es superficial y oculta profundidades tenebrosas.

 

    Partiendo del análisis del fascismo y sus aspectos muy específicos, es posible generalizar esos hallazgos y advertir que lo esencial del fascismo se halla presente, también, en otras culturas políticas: en el social-comunismo (denominado "fascismo rojo" por Reich luego de su gran desilusion con él) pero también en el neoliberalismo contemporáneo. Esencialmente se trata de maquinarias succionadoras de energía destinadas a la acumulación de poder económico, social y político en manos de un reducido sector de la sociedad a través de la manipulación de las emociones básicas de las masas humanas, lo cual cristaliza en ideologías contradictorias pero complementarias que oscilan entre el misticismo y el mecanicismo.

      Lo característico de esta gigantesca trampera oficialmente denominada "civilización moderna" (aunque el modelo lleva ya cerca de cinco mil años) es la depredación de la vida y su represión allí donde amague con presentarse, ya sea en el deseo de libertad, en la sexualidad amorosa (no pornográfica) o en la construcción solidaria de la sociedad. Pero esto sería imposible si el proyecto de domesticación en gran escala del animal humano no hubiese resultado exitoso. En un contexto muy específico y con fines nacionales independentistas, Ghandi demostró por medio de la resistencia pasiva y la desobediencia civil que si la gente no se presta, el circo no funciona: su pueblo echó a los ingleses de la India sin disparar un sólo tiro. 

No importa ahora analizar por qué razones el pueblo hindú decidió seguirlo, sólo se trata de remarcar el siguiente acontecimiento histórico: ningún sistema es capaz de funcionar sin el asentimiento de la mayoría de sus integrantes, ya sea por convicción-domesticación o por la utilización de la violencia legitimada. La violencia se encuentra en la base de cualquier diseño social basado en la expropiación energética, perpetuador de una injusticia básica y enemigo de la vida, pero es absolutamente ineficaz cuando las mayorías deciden que no van a seguir prestándose al juego. Cuando son capaces de decir NO o BASTA el juego del poder se acaba y los poderosos dejan de serlo.

    Si lo que anima la estructura caracterial humana es energía orgón (positiva, vital) que puede degenerar en energía Dor (negativa, letal) ¿por qué va a suceder algo diferente a nivel social? En todo caso se tratará de una complejización que dificulta su comprensión, ya que resultan evidentes las dificultades metodológicas para pasar de un campo energético individual a otro colectivo. Pero el típico bloqueo corazón-cabeza vía ciencia e ideología oficial, de manera que se acepta con facilidad que la realidad viene dividida en bloques que no tienen una relación íntima entre sí y por lo tanto se requieren métodos o ciencias diferentes para comprender la PARTE-cita en proceso de inspección. Así la vida se torna incomprensible y absurda, se inventan trascendencias inexistentes y se pasa de largo lo más elemental: la existencia es hermosa y merece vivirse todos los días. La vida carece de "sentido final" : SIMPLEMENTE ES.

      Hay un juego de construcción-deconstrucción-construcción que nosotros llamamos vida y muerte. El Dor es necesario simplemente porque la vida y la muerte son dos momentos de la existencia de todo lo que es, aunque esto es inaceptable para una civilización que teme a la muerte por su negación de la vida. Pero el Dor puede jugar un desafortunado papel cuando actúa "antes de tiempo", cuando el organismo individual o social se encuentra atascado y no produce hechos vitales, cuando predominan la parálisis, el odio, la codicia, el miedo y la mediocridad. En estas condiciones la energía no circula: se bloquea, se pudre, deviniendo en Dor o energía letal. Es como para pensar que éste es un mecanismo protector de la vida, que se cuida a sí misma eliminando a sus ejemplares menos luminosos. A medida que la proporción Orgón/Dor se desnivela hacia el Dor, ese organismo entra en proceso de rápida extinción vía cáncer o alguna otra biopatía severa.

      La civilización humana está produciendo personas y estructuras sociales mayoritariamente habitadas por Dor (SOCIOSIS = degeneración social), de las cuales el fascismo explícito que hemos conocido en este siglo es una muestra bien acabada. No disponemos por ahora de un método para estimarlo directamente, pero lo mismo ocurre a nivel de los campos energéticos humanos individuales, donde todavía sólo medimos la expresión eléctrica de la energía orgónica. En todo caso es legítimo que con el actual "equipo" (tanto tecnológico como de conocimientos) utilicemos una serie de indicadores que pueden sernos útiles para estimar la relación Orgón/Dor tanto a nivel individual como social. Si, para empezar, nos limitáramos a verificar cuán extendida se encuentra en la sociedad humana la posibilidad real de vivir de acuerdo a las "fuentes" de nuestra vida: el amor, el trabajo y el conocimiento, podríamos definir como grave la situación clínica del paciente Humanidad.

 

    El diseño de los indicadores podría ser una tarea prioritaria en el campo social, al tiempo que se prosigue la investigación para intentar medir las energías Orgón/Dor a nivel colectivo. Pero no hay por qué abrigar dudas acerca de esta última posibilidad: las existencias individuales y las formaciones sociales  no sólo tienen un correlato energético, SON ENERGÍA que ha devenido en materia o en la construcción de formas de convivencia sumamente estructuradas. Que aún no hayamos encontrado la forma de estimarlo con precisión no implica que no pueda hacerse, más bien tiene relación con nuestro desconocimiento. Existen una serie de posibles indicadores:  la contaminación ambiental, la superpoblación,  la taza de plusvalía, la participación en la resolución de los problemas comunitarios, la posibilidad de aprender y desarrollarse en libertad, las formas de vivir la sexualidad, la desnutrición, la vivienda, la transformación de los roles estáticos en funciones dinámicas, etc.

      En el plano internacional no puede negarse que las diferencias entre los países son notables. Quedará para otra oportunidad profundizar acerca de la historia y la "legitimidad" de la existencia de las naciones, pero aquí sólo puede decirse que desde     algunos pocos países sus clases dirigentes succionan energía a los demás, obligándolos a un modelo de existencia que nadie les ha propuesto “civilizadamente”. Es una cuestión de simple prepotencia basada en el poder militar, económico y político, pero preparada por el "acondicionamiento reflejo" de las masas.  Otro hecho que puede constatarse es el siguiente: la sociedades del "primer mundo" no son exclusivas de los países del primer mundo, así como las sociedades del "tercer mundo" no son exclusivas del tercer mundo. En los primeros hay vastos sectores cuya creciente pobreza los hace pertenecer funcionalmente a las sociedades que mayoritariamente habitan en los países tercermundistas. Y a la inversa: en las sociedades de los países ubicados en el tercer mundo hay bolsones de riqueza monopólicamente ubicados en los sectores sociales dirigentes, de manera que las cosas no son tan simples si se quiere ser riguroso.

      Estas consideraciones abren la puerta para mirar el mundo más allá de las naciones, cuyos límites tienen más relación con la lucha por el poder que con el natural nucleamiento originado por la cultura en común. Por otra parte, la perversa utilización de la “tecnología de punta” está transformando a la especie humana en un conjunto de desocupados progresivamente carenciados y apiñados a lo largo y lo ancho del planeta. A medida que los medios de comunicación aumentan su poder decrece el de la simple gente, que sólo espera sentada en su casa las noticias que le muestran las cadenas informativas. Ellas eligen la porción de realidad que será exhibida, así como el estilo de presentación, lo cual se transforma en un mensaje-masaje político e ideológico al cual es muy difícil resistirse.

En el sistema de organización mundial que se está gestando las masas humanas tienen cada vez menos importancia y lugar: están por ser corridos a la periferia de la realidad para ser expulsados de la historia...y tal vez de la vida. Esta civilización marcó a fuego en el carácter humano la necesidad del trabajo, tanto que la mayoría de los jubilados sienten que su vida ha perdido el sentido. ¿Qué pasará a medida que la articulación de computadoras, máquinas y robots los desplace de las actividades productivas? Si a esto se le suma el insensato crecimiento demográfico, las consecuencias son previsibles: marchamos hacia un desastre en escala planetaria. Pero éste no es un tema que interese demasiado a las élites mundiales, ellas siguen desarrollando su carácter o sea: ganando dinero, arruinando el planeta, reteniendo el poder y manipulando a las masas. 

 

Existe una correlación específica entre cualquiera de estos modelos de construcción social y el carácter social medio: ha sido gráficamente mostrada a través de una simple estadística de los anillos de una muestra poblacional. La distribución energética allí exhibida es requisito para el éxito del fascismo: mucha energía "en la cabeza" y poca "en el corazón". Dos bloqueos importantes que no dejan circular libremente a la energía (no dejan vivir) ubicados en el diafragma (respiración cortada, insuficiente) y en el cuello (dique que acumula energía por encima) dejando casi sin vida el abdomen y la pelvis (placer sexual). Esta estructuración energética es típica de la infelicidad y el sometimiento, pero puede encontrársela con variados matices en cualquier clase social, porque lo único que realmente cambia es el rol, aunque la estructura caracterial sea básicamente la misma.

Si se acepta la existencia de los anillos o segmentos de energía distribuidos entre la cabeza y la pelvis ,  ( que por otra parte los hindúes describen desde la antigüedad con el nombre de chakras ) pueden verificarse en ellos bloqueos de todo tipo, investigables desde la clínica somática y psicológica pero también verificables con los sistemas de medición electrónica que utilizamos en electroacupuntura. Estos siete anillos -cuyo valor se obtiene midiendo un punto de acupuntura ubicado en su territorio- tienen valores estadísticos muy disímiles. Su denominación y ubicación (todos están ubicados en la línea media ) es la siguiente:

bullet

Anillo 1: OCULAR. Se mide en el entrecejo.

bullet

Anillo 2: ORAL. Se mide debajo del labio inferior.

bullet

Anillo 3: CERVICAL. Se mide a nivel de la laringe.

bullet

Anillo 4: TORACICO. Se mide a la altura de las  mamilas.

bullet

Anillo 5: DIAFRAGMÁTICO. Se mide sobre el xifoides, donde termina el esternón.    

bullet

Anillo 6: ABDOMINAL. Se mide en el punto medio entre el xifoides y el ombligo.

bullet

Anillo 7: PÉLVICO. Se mide a dos centímetros por debajo del ombligo.

Los testers electrónicos miden la intensidad de la corriente que circula por los puntos de acupuntura investigados, lo cual nos permite inferir la cantidad de energía correspondiente a cada uno de ellos. El valor se expresa en microamperes, en una escala graduada entre 0 y 200.

Una medición tipo de los anillos de una muestra poblacional integrada por 1884 individuos de la clase media de la Ciudad de Buenos Aires de ambos sexos, variada edad (0-85 años) y patologías, arroja estos  valores promedio, expresados en microàmperes (hay un capítulo entero dedicado al tema de la medición de los puntos): 

Anillo 1

Anillo 2

Anillo 3

Anillo 4

Anillo 5

Anillo 6

Anillo 7

153

158

135

124

128

109

100

 

El gráfico es sumamente ilustrativo acerca de la idea principal que aquí se desarrolla al igual que el siguiente, obtenido luego de medir 251 puntos de acupuntura distribuidos a lo ancho y lo largo del cuerpo de 30 personas que cumplían los mismos requisitos que en el caso de los anillos. Se ha recortado la información agrupando los promedios en tres grandes zonas: Cabeza (incluye al cuello), Tronco (tórax y abdomen) y Extremidades (superior e inferior). 

CABEZA

TRONCO

EXTREMIDADES

127

97

79

 

Estos gráficos son sumamente ilustrativos para verificar el estilo energético-funcional de los hombres que conocemos y de nosotros mismos, salvo contadas excepciones: ¡la mayor parte de nuestra energía está concentrada en la cabeza!

Y no se crea que estas mediciones se han realizado exclusivamente en intelectuales: las ocupaciones son variadas en esta muestra, y aunque aquí todo está para discutir (desde el método de medición -que necesita perfeccionarse- hasta la cantidad de observaciones -que requieren mayor extensión social) no puede negarse que tienden a confirmar algunas reflexiones hechas anteriormente: 

bullet

    La fantasía acerca del aspecto de los extraterrestres, que muchas veces son presentados con un gran apéndice cefálico y miembros diminutos...¡es más bien una radiografía energética del hombre actual! (aunque se requieran muchos siglos para que la anatomía se asemeje a la fisiología).

bullet

    Cefalización no implica necesariamente "más intelecto" y mucho menos "racionalidad" :estas son cosas muy diferentes y presentadas de manera confusa ya que no se es más inteligente simplemente por tener un exceso de actividad cerebral.

bullet

      El hombre medio funciona con menos "corazón que cabeza" y con una clara disminución relativa de los segmentos relacionados con las actividades expresivas. Los miembros tienen que ver con la acción, el tórax con la identidad y las emociones comunicativas, la pelvis con las excreciones y la sexualidad. Y casualmente son estos sectores los que presentan un déficit más marcado.

bullet

      Estas diferencias se hacen comprensibles si se observa la existencia de dos áreas de bloqueo que no permiten un pasaje fluido de la energía a través de todos los anillos: los niveles cervical y diafragmático. Lo cual origina una funcionalidad por "bloques", con escasa relación entre ellos y con repercusiones significativas en este proceso de desintegración personal, más grave cuanto más importante es el bloqueo. La consecuencia es que se "piensa" por un lado, se siente por otro y se actúa de diversa manera: ¡tres personas por el precio de una!. Se hace difícil así exigir "integridad" en los seres humanos, como no sea a través de una moral compulsiva.

bullet

      Si se trata de comprender el funcionamiento social partiendo de estas simples constataciones no se arribará a conclusiones muy diferentes, a pesar de las acusaciones de "reduccionismo y simplificación". ¿O no funciona la sociedad de una manera muy parecida o similar? ¿No predomina, acaso, una fuerte tendencia centralizante-cefálica que carece de sentimientos y acciona en el sentido de mantenerse en la cúspide de la pirámide social?. Tampoco hay que engañarse acerca de dos mitos ampliamente difundidos y complementarios: uno es que "los poderosos son felices" y el otro que "los de abajo son buenos y siempre tienen razón".

      Las cosas no son ni tan simples ni tan fáciles. El continuo juego de oscilaciones entre las concepciones mecanicistas y místicas, que se retroalimentan y se necesitan mutuamente explica también la facilidad con la que se puede ser, simultáneamente y sin cuestionamientos, ferozmente materialista y mansamente creyente: si uno está dividido no hay problemas en mantener cierta posición con el bloque superior, la opuesta con el del medio y  ninguna con el inferior. Por ejemplo: ¡ se puede ser un torturador por la mañana y un padre cariñoso con los hijos por la tarde, luego del horario de "trabajo" !

      Esta visión de los fenómenos humanos permite ponerse a distancia de planteos que implican la fácil demagogia o la fundamentación genética de las diferencias, así como también la bien intencionada creencia de que se puede acceder a la felicidad desandando el camino y dedicándose a contar florcitas en medio del campo. Existe, en cambio, un largo proceso de transformación que parece haber empujado al hombre hasta su actual modelo de funcionamiento y que se hace necesario comprender para encontrar una salida a la situación actual, desdichada en el presente y altamente peligrosa para el porvenir.

      Sin embargo existe la energía suficiente para revertir este proceso, pero por ahora esta energía se encuentra bloqueada en las actuales creencias y en las instituciones que las custodian con mano de hierro y sin temblores de pulso.

Es paradójico y hasta cruel que los esclavos hayan cavado su propia fosa depositando en las instituciones que los aprisionan una cantidad tan exorbitante de energía positiva y que ésta, estancada y congestiva, haya devenido en DOR o energía negativa, tanto a nivel individual como social.

al  4. Metabolismo social de la energía
a Sociedad
a Inicio

 

horizontal rule


Medicina energética

Inicio / Presentación / Esta medicina / Revitalización al natural / Investigaciones / Historias / Programa Azul / Viaje / Desintoxicación / Diccionario / Cerebros / Para qué sirve / Sociedad / Mapa / Concierto / Funciones / Estadística / Mediciones / Revitalización / Glosario / Articulos / Enlaces / Morir como chanchos / Chicos / Plantas / Acupuntura-Orgón / English / Deutsch / Talleres / Viagra, Hierbas chinas / El experimento de Alcoy / Limpieza Hepato-Biliar / Programa de Desintoxicación / La Gripe / El Invierno / Los Hidrolizados / Los acumuladores de energía orgón / El Dor-Buster / La Primavera / Cielito Lindo I / Acupuntura Estética / La revolución Reich / La medicina catastrófica / Los bebés orgónicos / Orgón y Dor / La Clonación de Idiotas  / Revitalización y Envejecimiento / Talleres 2015

Dr. Carlos Inza / Salguero 1807 - 11A / CP 1425 Buenos Aires - Argentina / Tel-fax: (011) 4822-5946  
           acupuntura.orgon@gmail.com
                 acupuntura_orgon@yahoo.com.ar