acupuntura-orgon.com.ar
medicina energética

 

Inicio

English 

Deutsch

Presentación 

Esta medicina 

Revi al natural

Investigaciones

Historias 

Programa Azul 

Viaje 

Desintoxicación

Diccionario 

Cerebros  

Para qué sirve

Sociedad

Mapa

Concierto

Funciones

Estadística

Mediciones

Revitalización

Glosario

Enlaces

Plantas

Articulos

Chicos

Acu-Orgón

Gripe porcina

Viagra, Hierbas Chinas

Experimento de Alcoy

Limpieza Hepato-Biliar

Programa de Desintoxicación

La gripe

El Invierno

Los Hidrolizados

Los acumuladores de energía orgón

El Dor-Buster

La Primavera

Cielito Lindo I

Acupuntura estética

La revolución Reich

Talleres

La medicina catastrófica

Los bebés orgónicos

Orgón y Dor 

La Clonación de Idiotas

Revitalización y Envejecimiento

Talleres 2015 

 







 

 



 

Revitalización, envejecimiento y ésas cosas

Algunas pocas palabras sobre el siguiente e interesante asunto: meramente durar, no es vivir

 

 

Hay un tema clave, a medida que “el tiempo pasa”, relacionado con el nivel de la vitalidad puesta en juego en la escena de la vida: la cuestión de las relaciones entre empantanamiento funcional y alegría de vivir.

Es verdad que el proceso de envejecimiento actúa, es inexorable.

Pero, atención. No es un proceso lineal, tampoco necesariamente atado a los prejuicios culturales de una época. Sus consecuencias pueden verse a cualquier edad, más allá de la apariencia, que solo podría consistir en tener un chasis más-o-menos vistoso y nada más. La cuestión es de qué manera se resuelven los conflictos que van apareciendo a lo largo de la vida.  De la eficacia o no de ésa resolución depende el futuro de cada uno. Además, los problemas son de origen variado, no únicamente emocionales, vinculares, grupales y sociales. También hay conflictos enteramente biológicos, originados en la alimentación, la falta de movimiento adecuado y situaciones tóxicas medioambientales (que incluyen sus aspectos sociales, políticos y económicos).

Es un verdadero combo el origen de los problemas, pero todos pegan en la profundidad del ser a distintos niveles que terminan sumándose o articulándose.

El sistema se perturba siguiendo una lógica interna y una evolución peculiar, pero termina englobando enteramente a la persona si no se encuentra una manera eficiente de sanearlo. Puede empezar por un conflicto emocional, pero también puede suceder que la primera dificultad se encuentre en razones puramente físico-biológicas.

La emocionalidad perturbada como, por ejemplo, una situación de estrés continuado que no se detiene, inevitablemente tiene repercusiones biológicas en una amplia gama de sistemas fisiológicos. El eje neuroendocrino comienza a patinar. Y junto con él, variedad de cadenas enzimáticas. Ésta perturbación se notará, a la corta o a la larga, en el nivel intracelular y en la congestión crónica del tejido conectivo que, cuando es eficiente, limpia constantemente al organismo y mantiene sano al medio interno, requisito para que los distintos órganos funcionen bien.

En la medida que se produzcan situaciones de bloqueo, congestión y estasis, lentamente los sistemas empiezan a fallar. Y es entonces que aparecen los síntomas de variados problemas, cuya profundización siempre termina mal, a lo largo del tiempo.

Energéticamente ocurre lo mismo. O mejor dicho: antes. Parece evidente que una funcionalidad energética sana es requisito para que los sistemas fisiológicos se activen correctamente. Cuando esto no ocurre, la emocionalidad la sigue como su sombra. Pero también puede ser el origen de la oscuridad biológica.

Quiero decir que las consecuencias de la disfunción se notarán tanto a nivel emocional como biológico. Y no importa por donde empiecen: las consecuencias abarcarán a todo el sistema.

¿Hay algo generalizable en éstas observaciones?

Creo que sí.

Uno: La pérdida de energía puede ser gradual y no notarse abruptamente. Algo de normal hay en éste proceso, pero puede retardarse mucho tiempo en condiciones adecuadas.

Dos: El origen de la disminución de la energía siempre son los bloqueos, ya sean físicos o emocionales.

Tres: Cualquiera sea el origen, involucran a todos los planos del ser.

Cuatro: La situación de disturbio funcional repercute en la emocionalidad y viceversa. Y produce una disminución del entusiasmo genuino, el que sale desde las tripas. Podrán mantenerse buenos y variados proyectos, pero desde la cabeza. Y entonces, el desgaste será mayor.

Cinco: El desgaste se acelera si la condición básica de vida es el estrés, cualquiera sea el origen. Entonces dejan de funcionar adecuadamente los mecanismos reparadores, tanto energética como fisiológicamente.

Seis: Existe una unidad profunda en la dinámica del desgaste. Desde el bloqueo energético, usualmente vinculado a la emocionalidad, hasta el congestionamiento del tejido conectivo y el decrecimiento de la actividad generadora de energía bioquímica en las mitocondrias celulares. Hay coherencia y lógica del desgaste.

Siete: Hasta cierto punto, y de esto hay que ser conscientes, existe la posibilidad de revertir este proceso. Tanto a nivel emocional como biológico.  Y siempre que se entienda que aquí se trata de Revitalizar y no de Rejuvenecer, una propuesta marketinera bastante idiota.

Ocho: La clave de un proceso Reparador (éste término parece el más adecuado) consiste en encararlo desde distintos frentes y simultáneamente.

Nueve: Es importante una buena “ambientación” nutricional y un trabajo físico coherente y eficaz.

Diez: La misma importancia tiene trabajar los bloqueos y las corazas, tanto desde el abordaje energético (la acupuntura es lo mejor) como desde el emocional (un trabajo psicológico que acompañe los cambios y ayude a hacerlos comprensibles desde la historia personal y sus posibilidades de futuro).

Once: Es decisivo un eficiente trabajo biológico que abra los caminos, las rutas fisiológicas atoradas, sobrecargadas y empantanadas. Un tratamiento que limpie, drene los tejidos conectivos y linfáticos y pueda devolver al metabolismo celular la posibilidad de volver a generar buena y abundante energía. Contra esto último chocan la mayoría de los tratamientos revitalizantes: sin acceso a los sistemas enzimáticos cuyo déficit está inexorablemente ligado al decaimiento del sistema viviente, no hay posibilidad de verdadero éxito.

Doce: Entonces la propuesta que sigue, enteramente orientada al aspecto biológico de la cuestión.

Programa de revitalización biológica

Está basado en la Homotoxicología de Reckeweg que algunos llaman Medicina Biológica, una denominación más feliz que la primera. Aquí se expone una opción para desarrollarla, consistente en la toma de algunas sustancias y en la inyección de otras. Una alternativa a ésta propuesta es la Sueroterapia, también utilizada en el entorno de la medicina biológica.

Es difícil hablar de plazos y tiempos, simplemente porque las necesidades y reacciones personales a cualquier tratamiento son impredecibles y requieren ajustes individuales. También puede ser muy diferente la situación de partida de cada persona en función de la tasa de deterioro concreto que cada uno presenta.

De manera que aquí se presenta únicamente una temporalidad provisoria de tres meses, como mínimo. Tal vez lo mejor sea hacerlo dos veces por año. O, en algunos casos continuar, después de los tres meses sugeridos, con mantenimientos semanales. O, si el deterioro fuera muy pronunciado, seguir hasta que se noten cambios positivos y hacer pausas o usar el “mantenimiento” como manera de darle continuidad y persistencia a la mejoría experimentada, cualquiera sea el tiempo necesario para advertir las mejoras. De manera que no se trata, en cuanto a la duración, de un programa rígido e igual para todos: depende enteramente de la respuesta personal, lo cual relativiza la propuesta y hace necesaria su adaptación individual. 

Los cuatro pilares del programa son:

*      Limpieza y Desintoxicación.

*      Antioxidantes de acción sistémica e intracelular.

*      Desbloqueo de los sistemas enzimáticos.

*      Reparación y estimulación de órganos y sistemas funcionales.

Limpieza y Desintoxicación

Se utiliza el Detox-Kit del laboratorio Heel o sus tres componentes individuales: Nux Vomica-Homaccord (actúa sobre estómago, intestinos e hígado), Berberis-Homaccord (sobre riñón, vías urinarias y vías biliares) y Lymphomyosot (sobre sistema linfático y matriz extracelular).

Forma de utilización: a una botella con agua, de entre 750 y 1500 cc, agregar 30 gotas de cada frasco y tomarla a lo largo del día 5 o 6 veces por semana. Entre uno y dos meses.

Antioxidantes de acción sistémica e intracelular

Hay varios en el mercado. Lo importante es que contengan: Ácido alfa lipoico, Coenzyma Q 10, Resveratrol y Vitaminas C y E (O la mayoría de ellos, en su defecto). Un comprimido por día, 6 veces por semana, durante todo el tratamiento, aunque su uso puede extenderse.

Desbloqueo de los sistemas enzimáticos

Este desbloqueo, fundamental para lograr el éxito del tratamiento, también implica desintoxicación y drenaje intracelular. Se utilizan dos medicamentos inyectables: Coenzyme Compositum y Ubichinon Compositum, también del laboratorio Heel, al igual que los otros Compositum.

Forma de utilización: tres veces por semana, alternándolos en cada inyección.

Reparación y estimulación de órganos y sistemas funcionales

Aquí también se utilizan medicamentos inyectables. Los básicos son, según el género, Ovarium Compositum y Testis Compositum. Pero se agrega, en ambos casos, Cerebrum Compositum. Es obvio que los dos primeros actúan sobre la esfera genital-sexual, pero no solo: son medicamentos completos (cada uno de ellos se denominan Compositum porque poseen una lista numerosa de ingredientes, básicamente homeopáticos) que refuerzan otras estructuras funcionales básicas habitualmente implicadas en procesos de deterioro. Luego, es factible intercalar otras ampollas con efectos más específicos según la problemática individual. Por ejemplo: Populus Compositum SR (Riñón), Hepar Compositum N (Hígado), Placenta Compositum (Circulación periférica), Rauwolfia Compositum (Hipertensión) o Cor Compositum (Corazón), entre otros.

Forma de utilización: se comienza con tres inyecciones semanales, ya sean intramusculares o subcutáneas. Luego se va disminuyendo la frecuencia. O no, según la evolución, hasta completar tres meses y reevaluar la situación para continuar o interrumpir el tratamiento. Como hay que aplicar tres ampollas de 2.2 ml en cada inyección, es necesario utilizar una jeringa descartable de 10 ml, de manera que las tres ampollas impliquen un solo pinchazo.

Aclaración: en cada una de las tres inyecciones semanales van siempre tres ampollas cargadas en la misma jeringa. Una es Ovarium C. o Testis C. Otra es Cerebrum C. Y la tercera es una vez Coenzyme C y la siguiente Ubichinon C, alternadamente.

La indicación inyectable no constituye un castigo para nadie: la única y valorable razón es que así son realmente muy eficaces. Además es bueno aprender a inyectarse uno mismo. Si la vía intramuscular resulta difícil o molesta, se puede adaptar a la jeringa el tipo de aguja subcutánea que utilizan los diabéticos para inyectarse insulina: es fácil, no molesta y se aprende muy rápido.

 

 Tabla resumen del tratamiento

Objetivo

Medicamentos

Utilización

Frecuencia

Limpieza y Desintoxicación

Detox-Kit:

Nux Vomica H

Berberis H

Lymphomyosot

En una botella con agua (750-1500cc) poner 30 gotas de cada frasco. Tomar durante el día.

5-6 veces por semana.

Entre uno y dos meses.

Antioxidantes

Ácido alfa lipoico, Coenzyma Q10, Resveratrol, Vit. C y E.

Un comprimido por día, 6 por semana.

Todo el tratamiento, y puede extenderse su uso.

Desbloqueo de sistemas enzimáticos

Coenzime Compositum, Ubichinon Compositum

Alternadamente una vez cada uno, en las 3 inyecciones semanales (IM o SC)

Todo el tratamiento

 

Reparación y Estimulación de órganos y sistemas

Ovarium o Testis Compositum, Cerebro Compositum

Tres inyecciones semanales, intramuscular o subcutánea.

Todo el tratamiento

 

Es necesario insistir en este punto: “levantar” un proceso de decaimiento biológico implica, también, mejoría emocional. Y ésta, casi que obliga a replantearse la vida, a tener otra oportunidad muy distinta del, simplemente, sobrevivir. Es la posibilidad, nada más y nada menos, de reflotar la alegría de vivir.

Dr. Carlos Inza / Buenos Aires, marzo del 2015                                                                                                                   

a Inicio

 



Medicina energética

Inicio / Presentación / Esta medicina / Revitalización al natural / Investigaciones / Historias / Programa Azul / Viaje / Desintoxicación / Diccionario / Cerebros / Para qué sirve / Sociedad / Mapa / Concierto / Funciones / Estadística / Mediciones / Revitalización / Glosario / Articulos / Enlaces / Morir como chanchos / Chicos / Plantas / Acupuntura-Orgón / English / Deutsch / Talleres / Viagra, Hierbas chinas / El experimento de Alcoy / Limpieza Hepato-Biliar / Programa de Desintoxicación / La Gripe / El Invierno / Los Hidrolizados / Los acumuladores de energía orgón / El Dor-Buster / La Primavera / Cielito Lindo I / Acupuntura Estética / La revolución Reich / La medicina catastrófica / Los bebés orgónicos / Orgón y Dor / La Clonación de Idiotas  / Revitalización y Envejecimiento / Talleres 2015

Dr. Carlos Inza / Salguero 1807 - 11A / CP 1425 Buenos Aires - Argentina / Tel-fax: (011) 4822-5946  
           acupuntura.orgon@gmail.com
                 acupuntura_orgon@yahoo.com.ar