acupuntura-orgon.com.ar
medicina energética

 

Inicio

English 

Deutsch

Presentación 

Esta medicina 

Revi al natural

Investigaciones

Historias 

Programa Azul 

Viaje 

Desintoxicación

Diccionario 

Cerebros  

Para qué sirve

Sociedad

Mapa

Concierto

Funciones

Estadística

Mediciones

Revitalización

Glosario

Enlaces

Plantas

Articulos

Chicos

Acu-Orgón

Gripe porcina

Viagra, Hierbas Chinas

Experimento de Alcoy

Limpieza Hepato-Biliar

Programa de Desintoxicación

La gripe

El Invierno

Los Hidrolizados

Los acumuladores de energía orgón

El Dor-Buster

La Primavera

Cielito Lindo I

Acupuntura estética

La revolución Reich

Talleres

La medicina catastrófica

Los bebés orgónicos

Orgón y Dor 

La Clonación de Idiotas

Revitalización y Envejecimiento

Talleres 2015 

 







 

 



 

Los Riñones del General Invierno

¿Qué significado tiene el invierno desde el punto de vista de la salud?
¿Con qué órganos y características personales se relaciona?

 

Es inevitable: el frío del invierno empuja para adentro, al interior de la casa, al interior del ser. Así como el verano invita al afuera, casi ostentosamente, el invierno  incita a guardarse en lugares abrigados para cuidar el calor y no permitir que el organismo corra el riesgo de sufrir las consecuencias del frío. Y entre ellas la peor: el congelamiento que equivale a la muerte. Es notable la importancia del clima, no deja de sorprender la manera tan clara en la que nos diseña la vida, la conducta, las expectativas.

Pero basta que uno lo diga para advertir, casi en cualquier interlocutor, una mirada de sorpresa: ¿desde cuándo, en nuestra eficiente civilización, puede ser tan gravitante un acontecimiento natural? Sin embargo es suficiente mirar con atención el comportamiento de otros animales y de las plantas para darse cuenta: todos los vivientes tienen claras conductas adaptativas a las variaciones, a veces insignificantes, de temperatura, presión atmosférica, humedad y características del viento. Pueden salir a buscar alimento, pueden acurrucarse y quedar quietos, pueden buscar asilo si la cosa viene muy difícil o, simplemente, pueden desplegarse con alegría y salir a pasear o abrir los pétalos para disfrutar del sol y embellecer el lugar adónde viven.

Por ejemplo: si uno necesita información acerca de la conveniencia o no de tomar sol, debe consultar al perro más cercano. Él, con su conducta, te indicará lo mejor. Imposible saber con qué sistema satelital está conectado o cómo logró acceso a los indicadores de radiación ultravioleta, pero seguro que sabrá, sin preguntarle a nadie, si en ese preciso instante es bueno estar a la sombra o al sol. Y después de hacer lo mismo que él, seguramente la mejor opción, no está de más que se lo agradezcas, lo cual probablemente termine con un agitar de cola.

Por si uno todavía tuviera dudas acerca del tema, es bueno recordar lo que ocurrió en el espantoso tsunami de 2004, el de Indonesia y alrededores: los únicos que se salvaron fácil fueron los animales “salvajes”, que “adivinaron” lo que se venía y huyeron hacia el interior de tierra firme un tiempo antes que la costa desapareciera tragada por el agua. Investigaciones posteriores no lograron encontrar que ninguno de esos ejemplares tuviera un doctorado en climatología o catástrofes naturales: puedo asegurarlo después de haberme tomado el trabajo de revisar todas las fuentes posibles.


¿Qué es el invierno?

Si uno insiste con el noble deporte de la etimología, encuentra algo raro en relación al invierno: las definiciones giran alrededor de señalar que consiste en una especie de preparación para la primavera. (Significa: “hacia la primavera). Es extraño: como si no tuviera entidad propia o valor en sí mismo. Nadie parece reparar en su belleza intrínseca, como si fuera un mal trago que simplemente hay que digerir y traspasar. Como contrapartida, nunca verán que el verano se defina como “la estación que prepara al otoño”. Y siempre lo mismo: blanco o negro, luminoso u oscuro, vivo o muerto.

Está claro que hay algunas razones, y una muy importante asociada a la historia humana: el frío y las hambrunas han sido causa de extinción en numerosas oportunidades. Hasta hace muy poco hubo, en sociedades que ahora disfrutan la posibilidad de calefaccionarse fácil, enfermedades y muertes masivas, producto del frío, mucha veces extremo. (Es el caso de las sociedades escandinavas, por ejemplo). Y es seguro que tal información ha quedado guardada, no en el fantasioso “inconsciente colectivo”, si no en una concreta e indiscutible estructura neural: la amígdala cerebral. (Lo mismo ocurre con el rechazo a víboras y arañas, entre otros asuntos).

Y este conocimiento ya nos deja en los arrabales de otro: el invierno está asociado al miedo, en el sistema de correspondencias de la medicina tradicional china. En este caso no hay dudas que existe cierta racionalidad en el rechazo al invierno y su frío característico. No ocurre lo mismo con otro fenómeno climático, como es el caso de la lluvia, denostado por los informadores climáticos, comentadores improvisados de toda laya, señoras de barrio, colectiveros, taxistas, quiosqueros y vecinos de variada fe y situación social: la lluvia es “mal tiempo”. ¡Ignorancia increíble y profundo desagradecimiento al factor que hace crecer las plantas, suministra el alimento que luego  se saca de una góndola de supermercado, aligera la atmósfera y de paso limpia la inmundicia de las grandes ciudades!

Sería bueno trazar una raya respecto de la humanidad: de un lado los que pueden alimentarse bien y protegerse del frío, y del otro los que no pueden satisfacer ninguna de ésas necesidades básicas. Nunca está bien hacerse el boludo, pero en este tema sería infame hacerlo, así que no es cuestión de escribir todo esto para información de gente bien alimentada y harto abrigada y olvidarse que gran parte de la humanidad no vive su existencia cotidiana (la única que existe) con esas garantías.

Bueno, ahora entendemos el miedo, o al menos uno de los miedos básicos y el más elemental de ellos: el miedo a morir de frío y de hambre. Y sabemos que rememorarlo tiene su razón de ser, su historia. Y que no ocurre lo mismo con el rechazo a la lluvia, que es pura mariconada mega-urbana. Pero se supone que hemos evolucionado, apresurada suposición indemostrable y colmada de narcisismo, nada más. De manera que, si tenemos la fortuna de poder abrigarnos cuando el frío aprieta y somos “tan evolucionados”,  muy bien podríamos encontrarle el lado simpático a esta estación que disfruta de la peor mala prensa que uno se pueda imaginar.

También podríamos decir que cada ser humano tiene un depósito de miedos, una serie de temores que hacen fila disciplinadamente, esperando su momento y que no pierden la posibilidad de manifestarse cuando las condiciones se prestan para ello: por ejemplo, el invierno. Ustedes dirán, con razón, que el miedo no respeta las estaciones y puede emerger en cualquier momento, a cualquier hora: es verdad, pero en el invierno hay condiciones especiales que logran catapultarlo. Hay, inevitablemente, el miedo a la soledad, que el frío acentúa. Y existe, también, el miedo a irse “demasiado para adentro” y no encontrar a nadie allí, en ése lugar inhóspito.

Como contrapartida, el invierno es una gran ocasión para sacar, para expresar los aspectos creativos  y luminosos de cada persona. Justamente por que las manifestaciones externas no son tan fáciles mientras dure el frío, de manera que el cuerpo y el alma piden reposo, tranquilidad, no hacer mucho esfuerzo para que el calor interno no se disipe y la vida siga.

Así que está en nosotros encontrar y vivir la belleza del invierno, abandonando la queja, el gimoteo crónico (llorones se dice en el barrio) y sobreviviendo penosamente a puro nivel  vegetativo, como los animales que hibernan, hasta la próxima primavera. 

 

Características de la energía Agua

Disculpen, tal vez no lo haya dicho antes, pero en la cosmovisión de la medicina tradicional china el Invierno tiene relación con el Riñón y el Agua, así como el Otoño se vincula con el Pulmón y el Metal.  Y parece que el agua tiene su importancia, ya que entre el 70 y 80% de la superficie del planeta Tierra es agua y exactamente ésa también es la proporción que tiene en la composición de todos los seres vivos. En el caso de los mamíferos como nosotros, la composición hidrosalina de la sangre es similar a la del mar antiguo, que era menos salino que éste que nos toca. El éxito de esta fórmula como medio interno de los animales fue tan abrumador que logró quedarse dentro de todos nosotros, tanto dentro de los vasos sanguíneos como en los espacios intersticiales y peri vasculares.  Es fisiología y poesía, al mismo tiempo: llevamos al mar en lo más profunda de nuestras  entrañas. Y por eso, la fascinación que ejerce sobre nosotros los humanos, igual que el fuego.

Para entender la importancia de este elemento, basta saber que casi todas las reacciones bioquímicas realmente importantes se dan en un medio acuoso, de manera que podríamos decir que la vida entera es un acontecimiento líquido, acuoso: más claro echále agua.

La cualidad energética  del Agua consiste en ser fría,  húmeda y fluir hacia abajo. Y también es bueno saber o recordar que cuando ahora hablemos de Riñón o Vejiga, no nos estamos refiriendo estrictamente a tales órganos, si no a los grandes ejes funcionales que sintetizamos con tales nombres, pero que también los incluyen.

 

Metiéndose en el Agua

Esta fundamental manifestación de la energía comprende la noche, el invierno y el envejecimiento, pero también la energía ancestral que se hereda de los padres y la fuerza de la sexualidad. Y en cierto modo el reposo, lo que se aquieta, lo opuesto al fuego del verano aunque el agua sea capaz de apagarlo. Aquí encontraremos al Riñón en el polo Yin, y a la Vejiga en el polo Yang. ¿Cuáles son las funciones de este quinto y último movimiento de la energía?

Las funciones fisiológicas del Riñón son: almacenar el jing (esencias), controlar los líquidos, aceptar el qi (energía), controlar los huesos, generar la médula y llenar el cerebro. Los riñones tienen las orejas (oído), el ano y los genitales como sus aberturas, y se reflejan en el pelo.

1.   Almacenar la esencia. El Jing (esencia) es la materia fundamental de la cual está constituido el organismo humano. Está almacenado en los riñones y dividido en dos aspectos: jing congénito y jing adquirido. El primero proviene de los padres y el segundo de los alimentos. Los dos dependen y se promueven mutuamente. El jing congénito proporciona las materias fundamentales para el jing adquirido antes del nacimiento. Y el jing congénito depende del nutrimiento del jing adquirido para desarrollar plenamente sus funciones después del nacimiento. El jingqi de los riñones es la base que produce Yin y Yang de los riñones, y como estos son la fuente del Yin y del Yang de todo el organismo, se llama al riñón “lo fundamental congénito”. El jingqi de los riñones tiene una importante influencia en la función de crecimiento y desarrollo. Cuando el organismo se desarrolla hasta la madurez, el jingqi renal se acrecienta. Las mujeres empiezan a menstruar y los hombres a emitir semen, lo que indica la capacidad de reproducción. Luego el jingqi del riñón declina, la función sexual y de reproducción se debilitan, el organismo empieza a envejecer. Por eso la historia de la prosperidad y debilidad del jingqi del riñón es, justamente, el curso del crecimiento, desarrollo, madurez y envejecimiento del ser humano.

2.   El riñón controla los líquidos. El riñón tiene la función de regular el metabolismo de los líquidos. A través de la función del Yang del riñón, se conservan y se transportan los líquidos puros a los pulmones y se distribuyen a todo el organismo, mientras los “turbios” se excretan en forma de orina.

3.   El riñón recibe el qi (aire). Si bien la respiración es dominada por el pulmón, el qi puro inhalado sólo baja con la función del riñón de “aceptar el aire”. Cuando el qi del riñón es débil, el aire que viene del pulmón no puede ser recibido ni controlado por el riñón, lo cual produce asma que se agrava con el movimiento.

4.   El riñón determina las condiciones de los huesos, genera la médula y llena el cerebro. En el riñón se almacena el jing que después se transforma en médula. La ósea nutre los huesos y genera las células sanguíneas. La espinal se desarrolla originando al cerebro, del cual se ha dicho que es “el mar de la médula”. Todo esto nos indica una fuerte relación entre la esencia renal, los huesos, la médula y el cerebro. El riñón determina las condiciones de los huesos, y los dientes son “restos de los huesos”, lo cual implica que su fortaleza dependerá también de la nutrición de la esencial renal.

5.   El riñón toma al oído, el ano y los genitales como su abertura, y se refleja en el pelo.  Si la esencia renal es suficiente, la audición es buena. Además, el riñón domina la función de reproducción, pero también tiene mucha influencia sobre la formación de la orina (función transformadora del riñón) y sobre la función evacuatoria del intestino grueso (estreñimiento por deficiencia de líquido). Debido a que el pelo absorbe los nutrientes de la sangre, se le denomina “el resto de la sangre”, pero el crecimiento del pelo depende también del jingqi de los riñones, lo cual puede medirse por su vitalidad.

La Vejiga es el polo Yang de la función Agua, y tiene funciones excretoras de líquidos “impuros” y acción de complemento Yang sobre el Riñón. Es parte del circuito de formación de la energía defensiva Wei, y participa de la función de equilibrio termogénico. Junto con el riñón, “asegura la relación del Yin y del Yang, del interior y el exterior”.

Más que una tabla de síntomas, que también se mencionan más adelante, se elige aquí el comentario de George Soulié de Morant en su obra Acupuntura, acerca de las funciones básicas del Riñón en la economía energética humana. Y las divide en dos:

Acción sobre la energía psíquica:

Según el autor “la fuerza de la personalidad está en relación con el funcionamiento del órgano, y también con la intensidad sexual”.

“Complejo de inferioridad y de fracaso, falta de autoridad, misantropía que lleva a la claustrofobia, falta de decisión y voluntad, emotividad y temor, carencia de astucia. En las mujeres: irritabilidad o llantos durante la semana anterior a la regla, falta de encanto, de seducción, de atractivo sexual: tales son las principales acciones psíquicas especiales de la insuficiencia de los riñones”. Sintetizando, pueden atribuirse a esta función las siguientes aspectos o cualidades (más notorias cuando fallan o se encuentran en crisis): autoridad, decisión, astucia, seducción, fracaso, voluntad, encanto, atracción sexual y carácter.

Acción sobre las funciones renales:

Está relacionado con el equilibrio y excreción de los líquidos, las vías respiratorias, los vasos, el corazón, el aparato genital y el aparato locomotor, especialmente en cuanto a las articulaciones.  

                                                                                                                                        

Características de la constitución Agua

Las personas de constitución Agua tienen una debilidad natural del Riñón, de la Glándula Suprarrenal, de la Vejiga y las Gónadas (Ovario, Testículo). Son todas estas funciones las que, globalmente, encuadran en la definición de Riñón según la medicina china, cosa que no hay que confundir con el puro órgano riñón, aunque este participe dentro del conjunto del elemento Agua.

Habitualmente estos sujetos son longilíneos, con tendencia a curvarse hacia adelante y bajar la cabeza y la mirada. Los rasgos de la cara son agudos y salientes. Como el niño Metal, la infancia del niño Agua se distingue por su delgadez. Pero en lugar de sufrir sensibilidad respiratoria, es vulnerable a nivel de nariz, garganta y oído: fácilmente presenta anginas rojas o blancas a repetición en el invierno o a lo largo del año. Pero si no se trata de anginas, suelen tener otitis infecciosa con perforación del tímpano. Otra enfermedad característica del niño Agua es el Reumatismo Articular Agudo. En la piel desarrollan fácilmente forúnculos, a veces crónicamente.

Saliendo ya de la infancia pueden tener retrasos en la maduración sexual, en ambos sexos. En general, el niño Agua es muy friolento y a menudo débil, frágil y afectado frecuentemente por enfermedades, especialmente las infecciosas. Suele ser hipersensible, secreto, triste y replegado sobre sí mismo, lo cual implica una emocionalidad conflictiva y hasta traumática que puede dejar huellas muy hondas en el resto de su vida.

Ya adulto, el individuo agua no es de constitución sólida: es friolento, frágil y a menudo está enfermo debido a que su vitalidad es baja. Presenta una fatiga global y crónica, cierto agotamiento que no lo abandona nunca. O por el contrario, puede tener una constitución excepcionalmente sólida (Riñón en exceso). Psicológicamente se ven fácilmente afectados por crisis de desánimo, descorazonamiento, de asco por la existencia. Sufre períodos de desinterés por todo, acompañado por una profunda tristeza y deseos de soledad. 

 

Las enfermedades del adulto

La patología urinaria se manifiesta por cistitis infecciosa de repetición, problemas de vejiga, debilidad de esfínteres que exige al sujeto orinar a menudo y algunas veces de forma imperiosa por la dificultad de contenerse. Los trastornos de la eliminación urinaria conducen a la albuminuria, a un aumento de la urea, al edema palpebral matinal o de los tobillos al final de la jornada, a los cálculos renales o de la vejiga.

Las infecciones renales sobrevienen preferentemente en los sujetos agua, cualesquiera que sean las circunstancias, como en la pielonefritis del embarazo, por ejemplo. Los sujetos agua, aunque no padezcan enfermedad renal se suelen quejarse de “los riñones”, es decir:  de la región lumbar. La posición sentada mantenida de forma prolongada, el esfuerzo, pueden determinar un lumbago crónico que sufre también la mujer en el momento de la menstruación.

La relación china del riñón con las suprarrenales y las gónadas, la correspondencia del elemento agua con los huesos, médula ósea, cerebro, meninges y médula espinal (sistema nervioso central), la defensa profunda del organismo y la formación de glóbulos rojos, explican las demás enfermedades.

Para la suprarrenal: las insuficiencias o excesos funcionales de esta glándula. Para las gónadas: la ausencia de las reglas o bien las reglas dolorosas con dolor irradiado a los riñones, es decir lumbalgia, hipotensión y debilidad.

La vulnerabilidad del sistema óseo en esta constitución, que puede experimentarse en la infancia como reumatismo articular agudo y algunas veces como raquitismo, se observa en el adulto por una artrosis precoz, por reumatismos crónicos evolutivos (poliartritis reumatoidea, espondiloartritis anquilosante) y con la edad por desmineralización y descalcificación.

Se pueden observar, debido a la insuficiencia de las médulas y de la defensa, no sólo infecciones de los huesos: osteomielitis y de las meninges: meningitis, sino también infecciones de cualquier naturaleza, víricas y bacterianas, de repetición o pronunciadas como el acné grave y purulento, los forúnculos, las estafilococias, las estreptococias o los herpes zóster severos. La relación de oposición entre el riñón y el páncreas en los cinco elementos permite comprender porqué la diabetes insulino-dependiente es una enfermedad que pertenece en parte a la constitución agua.

Las afectaciones linfáticas y degenerativas en los tejidos de la médula, pueden observarse cuando hay una degradación intensa o con la edad.

El estado melancólico y depresivo representa el fondo del humor natural de estos sujetos contra el que tienen que luchar durante toda la vida a menudo, pero que también puede sobrepasarse dando lugar a realizaciones superiores.

 

Afinidades, terrenos y advertencias

El sujeto agua teme al invierno, en el que se siente helado, pues es un gran friolento. El invierno le da ganas de hibernar, de encogerse. Siente el frío en los cuatro miembros, en el interior, en los huesos y en la región renal.

El sujeto agua prefiere claramente el salado al azucarado, las salmueras, los embutidos, etc. Y tiene tendencia a salar mucho sus platos.

La información acerca de las características y tendencias a enfermar de tales y cuáles cosas se han extraído de “Acupuntura y Psicología”, de Yves Requena (Las Mil y Una Ediciones, Madrid, 1985). Se trata de información interesante, atractiva y cierta, pero a medias. La tipología descripta no existe en la realidad, estrictamente hablando: no hay personas que respondan palabra por palabra a esta descripción. Pero sí hay tendencias, a grandes rasgos, y por eso se cita extensamente.

Por la misma razón es sumamente importante tener en cuenta las “tendencias” en la práctica clínica: es fundamental saber “delante de quién estamos”, a la hora de trabajar en  medicina clínica. Al menos lo es en el contexto de la medicina energética, ya que ésta mirada da prioridad al tratamiento de las personas y no de los síntomas.

Por eso se dice que es más relevante saber quién es la persona que porta los síntomas, cualesquiera sean, que dedicarse a la sintomatología en sí misma. Las consecuencias son importantes en la práctica por que entonces no habrá tratamientos idénticos para quienes presenten los mismos síntomas: en todos los casos se contemplarán abordajes comunes y otros diferentes, ligados a la individualidad.

Es también, una manera de referirse a una vieja discusión que atravesó a la medicina interna de fines del siglo XIX y comienzos del XX: la cuestión “del terreno”. O sea: cuáles son las características de una persona y su historia médica, ya que su comprensión orientará el tratamiento en direcciones diferentes según sea ése “terreno” en particular. La consecuencia operativa es que veinte personas con lumbalgia, por ejemplo, no serán tratadas exactamente igual: en ésos tratamientos habrá similitudes y diferencias. Uno de los abanderados de la hipótesis del terreno fue Claude Bernard, quien sostuvo una larga polémica con Louis Pasteur sobre estos asuntos. Está claro que en la medicina hegemónica predominó el enfoque antimicrobiano de Pasteur, quien se arrepintió tarde de su fundamentalismo pero fue el origen de toda esta medicina de “protocolos” que ha infectado a la sociedad humana, optando por tratar enfermedades y no enfermos (personas).

Es una medicina tan despersonalizada (tan “inhumana” podría decirse, si es que esto significara  claramente algo) que, una vez ubicado el paciente en una cajita llamada “diagnóstico”, se desencadena una secuencia inmutable que no necesita de médicos, sino de ejecutantes y computadoras. Es un esquema válido únicamente para la medicina de urgencia, pero pasada ésta carece de valor, aunque la mirada permanece inexorablemente en todos los tratamientos subsiguientes. 

Retomando el hilo anterior: las caracterologías básicas son muy importantes, pero sólo como indicador general y siempre que uno no se aferre a ellas por necesidad de explicar todo e intente  “meter” forzadamente a una persona dentro de una categoría. Porque entonces estaríamos procediendo de la misma manera que lo ya criticado, solo que ahora la etiqueta sería “persona” y no “enfermedad”.

La mayoría de las miradas que intentan ser abarcadoras han desarrollado alguna tipología afín con estilos holísticos: la acupuntura, la homeopatía y la oligoterapia, por ejemplo. Resulta emocionante entonces (y sospechoso) ver cómo muchos homeópatas “unicistas” intentan que alguien sea “Pulsatilla” toda su vida y recite estrictamente el catálogo de síntomas y características personales que responden a la definición. Y, coherentemente, traten a sus pacientes con la misma medicación toda su vida. La consecuencia es que a veces acertarán y otras veces no, por la simple razón de que uno va cambiando a lo largo de su vida, según momentos e historias personales.

Es esto, exactamente, lo que estoy tratando de decir acerca de la “Constitución Agua”. No sólo hay que tener en cuenta que nadie se atendrá a darle la razón a su constitución repitiendo con exactitud cada uno de los síntomas, sino también que hay características cambiantes según la etapa de la vida que está viviendo cada persona.

En el caso específico de la constitución agua, ésta representa cabalmente al proceso de envejecimiento. El agua es el invierno, el frío, la noche y el declinar de algunas funciones que tuvieron más presencia y viveza durante la juventud y la madurez. Es claramente inútil pelear contra “la flecha del tiempo”, pero esto no implica aceptar cierta grosera degradación sino una adecuación a la etapa y la aceptación de cambios inevitables. Aquí no se habla de resignación, sino de aceptar algunos límites concretos. El verdadero problema es nacer viejo o envejecer precozmente, y tener desde temprana edad límites que naturalmente deberían aparecen bastante después. Entonces, lo que viene ahora sí puede funcionar como advertencia.

 

El General Invierno

El invierno ruso, también llamado "General Invierno", es la forma en que se define a dicha estación en Rusia. Dura cinco meses, de noviembre al final de marzo y es conocido por sus bajas temperaturas y dificultades causadas al transporte. También tiene mucha relevancia en el ámbito militar. Se le ha llamado "General Nieve" o "General Barro", entre otras denominaciones.

La severidad del invierno ruso a menudo es asociada con las victorias militares de dicho país. En la Gran Guerra del Norte, Carlos XII de Suecia invadió la Rusia de Pedro el Grande. Los rusos se retiraron, quemando todo en su huida y eliminando cualquier rastro de sus provisiones. Este invierno en particular terminó siendo el más crudo del siglo XVIII, tanto así que el puerto de agua salada en Venecia se congeló. Los 35.000 soldados de Carlos XII fueron diezmados, y sólo 19.000 salieron con vida de aquel invierno.

La Gran Armada de Napoleón Bonaparte, con sus 610.000 hombres, invadió Rusia dirigiéndose hacia Moscú en 1812. El ejército ruso se retiró antes de ser alcanzado por el ejército francés, quemando sus cosechas y aldeas, lo cual las dejaba fuera del alcance enemigo. El ejército de Napoleón terminó con 100.000 hombres, pero eso no fue todo: más hombres murieron en la retirada.

De acuerdo a un estudio militar estadounidense, el cuerpo principal de la armada napoleónica, compuesto por un mínimo de 378.000 hombres, fue disminuido a la mitad durante las primeras 8 semanas de invasión, antes de la batalla más importante de esta campaña en particular. Tamaña disminución fue en parte debida a la carencia de centros organizados de aprovisionamiento, pero las enfermedades, deserciones y muertes en combate causaron miles de pérdidas.

Bajo el liderazgo de Hitler, la Alemania Nazi atacó en 1941, pero las fuerzas soviéticas contuvieron dicho ataque en la estepa rusa, para ganar tiempo y presionar al ejército alemán. Las industrias fueron desmanteladas y llevadas a los Montes Urales para ser re- ensambladas. Las fuerzas soviéticas detuvieron al ejército nazi justo en las afueras de Moscú y las derrotaron en la Batalla de Stalingrado, en el mes de enero de 1943.

El argumento del invierno ruso puede deberse en parte a un origen mitológico. Invasores fracasados gustaban de exagerar las crueldades del invierno ruso para justificar sus derrotas, como malos perdedores. De acuerdo a los expedientes meteorológicos, el invierno de 1812-13 fue más cálido de lo normal.

Durante la llamada “Segunda Guerra Mundial”, el único invierno realmente frío fue el de 1941-42, y la Wehrmacht carecía de provisiones adecuadas tales como uniformes de invierno, debido a la lentitud en los movimientos militares de Alemania. Los planes de Hitler en Rusia se habían malogrado antes del comienzo del invierno. El Führer estaba tan convencido de una victoria relámpago que no se preparó siquiera para la posibilidad de una guerra ártica en Rusia. Sin embargo, sus divisiones orientales perdieron alrededor de 734.000 hombres (23% del total de sus tropas) durante los primeros 5 meses de la invasión, y el 27 de Noviembre de 1941, el General Eduard Wagner reportó que: "Estamos a punto de acabar con nuestros recursos, tanto humanos como materiales. Estamos al borde de ser confrontados con los peligros del invierno profundo". (http://es.wikipedia.org/wiki/Invierno_ruso)

¿A qué viene toda esta historia, aparte de que me guste memorarla?

Tiene un objetivo sencillo, a la vez que pretencioso: advertir cuál es la estrategia adecuada para “pasar el invierno”, una frase con historia para los argentinos. Y especialmente, lo que el general Wagner llamaba “los peligros del invierno profundo”.

Siempre que no se ande buscando una forma sutil de suicidio, es bastante loco largarse a una especie de ofensiva frontal cuando hace mucho frío y la vida, naturalmente, muestra que la estrategia más inteligente es parar un poco, irse para adentro y cultivar otras flores. Y también ilustra acerca de lo decisivo que será resolver con anticipación la cuestión del aprovisionamiento: el de calor, el de alimentos y lo que haga falta para esa etapa tan peculiar. Cada uno sabrá qué significan éstos comentarios en su vida personal y cómo pueden aplicarse, sabiendo que no hay que confundir el reposo o la quietud relativa con la indiferencia, el abandono o la resignación.

 

Algunos síntomas más y el envejecimiento

Ahora, un insistente repaso del aporte de George Soulié de Morant, como para que queden muy claras las funciones del Riñón:

Acción sobre la energía psíquica:

Según el autor “la fuerza de la personalidad está en relación con el funcionamiento del órgano, y también con la intensidad sexual”.

“Complejo de inferioridad y de fracaso, falta de autoridad, misantropía que lleva a la claustrofobia, falta de decisión y voluntad, emotividad y temor, carencia de astucia. En las mujeres: irritabilidad o llantos durante la semana anterior a la regla, falta de encanto, de seducción, de atractivo sexual: tales son las principales acciones psíquicas especiales de la insuficiencia de los riñones”. Sintetizando, pueden atribuirse a esta función los siguientes aspectos o cualidades (más notorias cuando fallan o se encuentran en crisis): autoridad, decisión, astucia, seducción, fracaso, voluntad, encanto, atracción sexual y carácter.

Acción sobre las funciones renales:

Está relacionado con el equilibrio y excreción de los líquidos, las vías respiratorias, los vasos, el corazón, el aparato genital y el aparato locomotor, especialmente en cuanto a las articulaciones. 

                                 Síntomas de insuficiencia del meridiano de vejiga

  • ·     Falta de carácter, temores fáciles, confusión.

  •       Sueño demasiado pesado, somnolencia,  

  • ·     Anemia y “frío interno”, audición disminuída.

  • ·     Parásitos intestinales

  • ·     Abundancia y frecuencia de las micciones.

  • ·     Atonía vesical, incontinencia por atonía del esfínter.

  • ·     Trastornos epileptoides por insuficiencia, ausencias.

                                 Síntomas por exceso del meridiano de vejiga:

  • ·     Exceso de carácter, agitación, amargura.

  • ·     Insomnio por exceso de energía de la actividad (Yang)

  • ·     Calor interno, sufre por calor.

  • ·     Vejiga irritada, cistitis.

  • ·     Incontinencia o retención por espasmos, uretritis.

  • ·     Trastornos epileptoides por exceso.

 (http://www.acupuntura-orgon.com.ar/funciones4a.htm)

Un resumen de las funciones del Riñón, ahora desde las fuentes tradicionales de la medicina china, es muy útil para terminar de redondear conceptos:  

  • Maneja el equilibrio térmico, las relaciones entre calor y frío (es el termostato).

  • Conserva la esencia, la energía primordial (Jing) que es tanto congénita como adquirida.

  • Genera los líquidos orgánicos.

  • Distribuye el agua, los humores.

  • Comanda la audición.

  • Regula el vello y el cabello.

  • Maneja los sistemas genital y urinario.

  • Tiene fuertes relaciones con el cerebro, el sistema endocrino, las médulas ósea y espinal, el útero y las gónadas (ovario y testículo).

  • Es responsable de la voluntad (potencia del deseo de vivir), de manera que su insuficiencia origina miedo, inseguridad, celos.

  • Rige la sexualidad.

  • Comanda el desarrollo fetal.

  • Regula huesos y dientes.

  • Es responsable de la resistencia.

  • Fija la memoria.

 Ahora es bueno ver cuáles son las características del envejecimiento, para después obtener algunas conclusiones: 

bullet

Pérdida progresiva de la capacidad visual.

bullet

Pérdida de la elasticidad muscular.

bullet

Pérdida de la agilidad y capacidad de reacción refleja.

bullet

Degeneración de estructuras óseas, con aparición de deformaciones y limitaciones funcionales.

bullet

Deterioro mental variable, con pérdida de la capacidad de asociación de ideas.

bullet

Distensión creciente de los tejidos de sostén muscular por efecto de la gravedad terrestre: caída de las mamas, pérdida de la tonicidad muscular.

bullet

Pérdida progresiva de la fuerza muscular y de la vitalidad.

bullet

Aumento de la presión arterial.

bullet

Disminución de la eficiencia inmunitaria frente a agentes infecciosos y procesos tumorales.

bullet

Disminución del colágeno de la piel y de la absorción de proteínas, aparición de arrugas.

bullet

Pérdida progresiva de los sentidos del gusto y de la audición.

bullet

Pérdida progresiva del deseo sexual, disminución de la espermatogénesis en el varón, menopausia en la mujer.

Está claro que “la flecha del tiempo” implica algún tipo de deterioro en casi todos los organismos vivos a medida que va aumentando su edad. Es inevitable: todos los mamíferos, por ejemplo, estamos hechos de un espacio que consume tiempo. La idea de “rejuvenecer” es bastante tonta y no resiste el análisis, es solo una cuestión de marketing así como está planteada: una especie de maquillaje para que los años “no se noten”. Pero un proceso de revitalización es muy diferente: intenta mejorar la energía y apoyar las funciones que se deterioran con más facilidad. Y es factible lograrlo con programas adecuados, en la realidad que nos toca y sin fantasías locas que suelen terminar mal.

Y además, como decía Don Ata, el tiempo no pasa: el tiempo se queda.

 

Conclusiones

La descripción y análisis del Agua-Invierno-Riñón nos ayuda a considerar que:

  1. Las características muy acentuadas del movimiento Agua desde la infancia producirán muchas e importantes limitaciones en la salud y desarrollo de estas personas.

  2. Que hay concordancia entre el declinar de la función Agua y el proceso de envejecimiento normal.

  3. Que existe un envejecimiento patológico, que puede ser precoz (infancia) o acelerado (juventud o primera adultez).

  4. Que el estilo de vida de la civilización que habitamos y nos habita propende con facilidad a que el envejecimiento acelerado sea endémico, a pesar del aumento en la expectativa de vida, que no se refleja en su calidad.

  5. Que no hay un destino ineluctable, escrito con letras de fuego, que nos obligue a vivir con tantas limitaciones desde la infancia o a envejecer de manera patética: es factible mejorar la estructura funcional con la que empezamos a vivir o transitar el inevitable envejecimiento con altos niveles de energía y dignidad. 

 

¿Qué hacer durante el invierno?

*            Abrigarse.
*      Abrazarse fácil.
*      Estar más tiempo con los que uno ama.
*      Ser más solidarios.
*      No exigirse demasiado.
*      Prever los diversos aprovisionamientos.
*      Vivir más tranquilos.
*      Iniciar actividades de Revitalización.
*      Darle chance a la creatividad.
*      Hacer trabajo físico de reparación y no de excesivo desgaste.
*      Preocuparse por la alimentación y la respiración.
*      Dejar que emerjan los talentos, las inspiraciones, las luces que el vértigo de otros momentos atenúa o apaga.
*      Si fuera necesario, ser capaces de poner un cartel que diga: “Cerrado por Reparaciones”.
*      Y merecer a la Primavera.

  

 

Dr. Carlos Inza                                               
Buenos Aires, junio del 2012

a Inicio 

  

 

 



Medicina energética

Inicio / Presentación / Esta medicina / Revitalización al natural / Investigaciones / Historias / Programa Azul / Viaje / Desintoxicación / Diccionario / Cerebros / Para qué sirve / Sociedad / Mapa / Concierto / Funciones / Estadística / Mediciones / Revitalización / Glosario / Articulos / Enlaces / Morir como chanchos / Chicos / Plantas / Acupuntura-Orgón / English / Deutsch / Talleres / Viagra, Hierbas chinas / El experimento de Alcoy / Limpieza Hepato-Biliar / Programa de Desintoxicación / La Gripe / El Invierno / Los Hidrolizados / Los acumuladores de energía orgón / El Dor-Buster / La Primavera / Cielito Lindo I / Acupuntura Estética / La revolución Reich / La medicina catastrófica / Los bebés orgónicos / Orgón y Dor / La Clonación de Idiotas  / Revitalización y Envejecimiento / Talleres 2015

Dr. Carlos Inza / Salguero 1807 - 11A / CP 1425 Buenos Aires - Argentina / Tel-fax: (011) 4822-5946  
           acupuntura.orgon@gmail.com
                 acupuntura_orgon@yahoo.com.ar