acupuntura-orgon.com.ar
medicina energética

 

Inicio

English 

Deutsch

Presentación 

Esta medicina 

Revi al natural

Investigaciones

Historias 

Programa Azul 

Viaje 

Desintoxicación

Diccionario 

Cerebros  

Para qué sirve

Sociedad

Mapa

Concierto

Funciones

Estadística

Mediciones

Revitalización

Glosario

Enlaces

Plantas

Articulos

Chicos

Acu-Orgón

Gripe porcina

Viagra, Hierbas Chinas

Experimento de Alcoy

Limpieza Hepato-Biliar

Programa de Desintoxicación

La gripe

El Invierno

Los Hidrolizados

Los acumuladores de energía orgón

El Dor-Buster

La Primavera

Cielito Lindo I

Acupuntura estética

La revolución Reich

Talleres

La medicina catastrófica

Los bebés orgónicos

Orgón y Dor 

La Clonación de Idiotas

Revitalización y Envejecimiento

Talleres 2015 

 







 

 



Cuaderno de Navegación

6.¿Cómo se utilizan la acupuntura y la orgonomía?

Hacer acupuntura implica realizar cualquier procedimiento basado en producir un estímulo sobre los puntos o los meridianos que describen la medicina tradicional china y sus variantes modernas.

En realidad la acupuntura consiste en una teoría de la circulación de la energía y sus cambios, de cómo esta circulación puede ser perturbada y cómo los consiguientes desequilibrios energéticos pueden corregirse.

Podrá realizarse con pericia o torpeza, trabajar con criterio sintomático (utilizando "recetas" de puntos y técnicas para lograr efecto en determinados síntomas/enfermedades) o etiológico (para regularizar la energía) pero siempre que se cumplan los dos requisitos precedentes -elegir un punto chino y estimularlo- deberá denominarse acupuntura a tal ceremonia.

Pueden ejercerse variados efectos sobre los puntos a través de una diversidad de técnicas e instrumentos:

bulletAgujas, la más conocida y divulgada de las maneras
bulletMasajes
bulletPresión
bulletCalor (moxibustión , la más antigua de las técnicas)
bulletElectroestimulación (sobre agujas o directamente)
bulletInfrarrojo
bulletUltrasonido
bulletSangrado de los puntos
bulletLáser
bulletColocación de balines o pequeñas agujas "permanentes"
bulletInyección de diferentes sustancias en los puntos
bulletEstimulación con energía orgónica
bulletColocación de magnetos, etc.

El objetivo es invariable: se trata de regularizar una función o distribuir adecuadamente la energía del organismo. Se puede actuar sobre los puntos de los meridianos principales ya mencionados para intentar regular el flujo de energía que corre sobre ese meridiano y lograr, entonces, la normalización de las funciones que controla. O también trabajar sobre algún micro sistema como el de la oreja (auriculoterapia) con pretensiones similares. 
Estos micro sistemas son grupos de puntos ubicados en algunas zonas desde donde se puede actuar sobre todo el organismo, sitios que "resumen" al conjunto como verdaderos hologramas. Pero la existencia de partes representativas del todo no parece ser un hallazgo privativo de la ciencia ya que por otros caminos Borges los descubrió en El Aleph, uno de los puntos del espacio que contiene a todos los otros.

   

La diversidad de técnicas puntualizadas no es un mero ejercicio tecnológico: está probado que desencadenan eventos fisiológicos diferentes pero a la vez permiten tratar a pacientes que no pueden tolerar algunas técnicas. En los niños, por ejemplo, basta con colocar balines en algunos puntos y aplicar ultrasonido o infrarrojo en los puntos para lograr lo mismo que con las tradicionales agujas, pero sin los inconvenientes del caso.

No obstante, las agujas son difíciles de reemplazar en la mayoría de los casos. Los dos efectos posibles al utilizar un punto son la estimulación o la inhibición, y se refieren a la cantidad de energía que circula por un meridiano. Como el tratamiento se basa en la utilización periódica de diversos puntos, esto explica la frecuencia de las sesiones que al principio suelen ser una o dos por semana (según la necesidad) y luego se van espaciando hasta terminar el tratamiento. La acupuntura maneja más de mil puntos distribuidos a lo largo y lo ancho del cuerpo, pero en la práctica se maneja una cantidad muy inferior, lo cual suele ser suficiente.

 

Existen reglas muy claras que la tradición describe, no sólo para lograr efectos específicos ligados a los síntomas, sino para restablecer el equilibrio de la energía ("subirla o bajarla" y distribuirla). Tal posibilidad depende de un diagnóstico acertado al comienzo del tratamiento y a lo largo de éste, pero también de la claridad con la que se adviertan los cambios que se producen en el devenir de esta navegación por aguas profundas. 

Es bueno ir prestando atención a estos cambios porque salvo en el caso de dolores, contracturas o crisis asmáticas el efecto no es tan inmediato. Algunos son sutiles y otros se pueden evaluar sólo cuando se compara con la situación de comienzo, ya que la acupuntura actúa con absoluta naturalidad. Por otra parte, los habitantes de nuestra cultura no están acostumbrados a percibir la propia energía, a fuerza de tanta represión seguida por la "obediencia debida" (autorrepresión), de manera que esta percepción aparece al tiempo de tratamiento y recién cuando se logra establecer otra comunicación con nuestro cuerpo/alma.

La investigación científica ligada a la acupuntura ha logrado establecer algunos de los sucesos desencadenados por la estimulación de los puntos de acupuntura. No sólo se ha verificado un claro aumento en la cantidad de información que proviene de las fibras nerviosas cercanas al sitio de la punción (desproporcionada en comparación con la intensidad del estímulo), sino que también se han logrado identificar una serie de neurotransmisores cuya concentración aumenta claramente tanto en la sangre como en algunos centros específicos del sistema nervioso central, lo cual luego se transforma en la estimulación o inhibición de diferentes funciones fisiológicas. 


Es como si en la piel hubiera otro cerebro
(ambos provienen de la misma capa embrionaria: el ectodermo) cuya función es reforzar o rectificar el trabajo del primero cuando sea necesario, pero siempre que se conozcan las claves de acceso a esas regiones del sistema nervioso central. Esas regiones o lugares de acceso son justamente los puntos de acupuntura. No sólo hay especificidad para lograr determinados efectos (si éste fuera inespecífico sería lo mismo estimular cualquier sitio) sino que también es muy importante saber combinar los puntos.

Además puede pensarse una estrategia de tratamiento que combine criterios diferentes. Por ejemplo: si se eligen puntos en la espalda -a los costados de la columna vertebral- o en el tórax y el abdomen, se buscará un efecto metamérico consistente en estimular el mismo sector de la médula espinal relacionado con la inervación de algún órgano determinado. En cambio, si se prefieren los puntos de un meridiano ubicados entre el codo y la mano o la rodilla y el pie, la idea es lograr modificar la funcionalidad del meridiano. Aunque parezca extraño los puntos de las últimas regiones mencionadas (las distales) son los que tienen un efecto más intenso y sostenido. Son como resonadores que producen un importante efecto a distancia. Poner algunas agujas sólo en alguna zona afectada es algo así como hacer "pincho-terapia", pero difícilmente pueda denominarse acupuntura a esa actividad.

 

Es bueno saber que en la China antigua los médicos cobraban a sus pacientes mientras lograban mantenerlos sanos, pero dejaban de percibir sus honorarios cuando enfermaban, además de tener la obligación de curarlos. Es que esta lúcida cultura médica tenía muy claro que la primera obligación de la medicina es evitar o prevenir la enfermedad, tanto que sólo distinguía con el título de maestros a quienes eran capaces de lograrlo. De manera que es mejor y bastante más inteligente curarse antes de enfermar.

Si es que la sugestión les pareciera un mecanismo deleznable para lograr el mejoramiento de la salud (a pesar de que en mayor o menor medida tiene su rol en toda relación médico-paciente de cualquier cultura médica), pueden estar tranquilos respecto de la acupuntura, ya que se la practica con éxito en animales y plantas, lo cual pareciera tornarla insospechable de tal desviación.

 Si uno trata de meterse hasta los tuétanos en la medicina china se encuentra con un sistema de una complejidad que a veces parece inabordable. Justamente por eso, la utilización de tecnología moderna y computación es un gran aporte para esta medicina.

No sólo logran validarla sino que le ayudan a diseñar la medicina del futuro debido a su capacidad para analizar sistemas y tener en cuenta una importante cantidad de variables que la medicina estándar no considera, además de su posible articulación con psicoterapias afines en la búsqueda de terapéuticas más completas, eficaces y humanas que las actuales.

 

Esta breve explicación sobre la acupuntura -eje central de la medicina de la energía- termina con un breve comentario sobre la utilización de acumuladores de energía orgónica, el nombre con el cual fue bautizada la famosa energía vital por su principal investigador. Consiste en una adaptación de los hallazgos de Wilhelm Reich a la acupuntura. Se utilizan acumuladores de energía construidos de acuerdo a sus indicaciones básicas, sólo que se los ha diseñado especialmente con el fin de que la energía que radian pase al organismo a través de un punto de acupuntura, constituyendo una variedad de lo mismo que podría llamarse acupuntura orgónica, si uno piensa que es muy importante bautizar toda cosa diferente que se hace.

Catorce años de trabajar con ellos indican que son de gran utilidad. Pese a su estructura tan simple -es difícil admitir que un "aparato" tan elemental y que no se enchufa en ningún lado pueda servir para algo- producen incuestionablemente un importante y perceptible aumento en la cantidad de energía, cosa realmente difícil de lograr con cualquier otro método. La evolución clínica, la percepción de los pacientes (vitalidad) y el sistema de medición arrojan la misma conclusión: luego de utilizarlos un tiempo la energía aumenta y está mejor distribuida.

También trabajo con el Dor-buster, un artefacto orgonómico para extraer energía negativa (dor) de las zonas de bloqueos, a fin de facilitar el libre fluir de la energía. Estos dos aportes (acumuladores de orgón y dor-buster) han aumentado drásticamente el campo de posibilidades que ofrece la medicina energética.

al Capítulo 7: ¿Qué medicaciones coadyuvantes se utilizan?
al Cuaderno de Navegación
a Inicio

 

horizontal rule


Medicina energética

Inicio / Presentación / Esta medicina / Revitalización al natural / Investigaciones / Historias / Programa Azul / Viaje / Desintoxicación / Diccionario / Cerebros / Para qué sirve / Sociedad / Mapa / Concierto / Funciones / Estadística / Mediciones / Revitalización / Glosario / Articulos / Enlaces / Morir como chanchos / Chicos / Plantas / Acupuntura-Orgón / English / Deutsch / Talleres / Viagra, Hierbas chinas / El experimento de Alcoy / Limpieza Hepato-Biliar / Programa de Desintoxicación / La Gripe / El Invierno / Los Hidrolizados / Los acumuladores de energía orgón / El Dor-Buster / La Primavera / Cielito Lindo I / Acupuntura Estética / La revolución Reich / La medicina catastrófica / Los bebés orgónicos / Orgón y Dor / La Clonación de Idiotas  / Revitalización y Envejecimiento / Talleres 2015

Dr. Carlos Inza / Salguero 1807 - 11A / CP 1425 Buenos Aires - Argentina / Tel-fax: (011) 4822-5946  
           acupuntura.orgon@gmail.com
                 acupuntura_orgon@yahoo.com.ar