acupuntura-orgon.com.ar
medicina energética

 

Inicio

English 

Deutsch

Presentación 

Esta medicina 

Revi al natural

Investigaciones

Historias 

Programa Azul 

Viaje 

Desintoxicación

Diccionario 

Cerebros  

Para qué sirve

Sociedad

Mapa

Concierto

Funciones

Estadística

Mediciones

Revitalización

Glosario

Enlaces

Plantas

Articulos

Chicos

Acu-Orgón

Gripe porcina

Viagra, Hierbas Chinas

Experimento de Alcoy

Limpieza Hepato-Biliar

Programa de Desintoxicación

La gripe

El Invierno

Los Hidrolizados

Los acumuladores de energía orgón

El Dor-Buster

La Primavera

Cielito Lindo I

Acupuntura estética

La revolución Reich

Talleres

La medicina catastrófica

Los bebés orgónicos

Orgón y Dor 

La Clonación de Idiotas

Revitalización y Envejecimiento

Talleres 2015 

 







 

 



Cuaderno de Navegación

5. El plan terapéutico


Más que un tratamiento
, me gusta considerar esta propuesta como un plan terapéutico debido a que su objetivo básico es mejorar la estructura y dinámica del bio-sistema, más que la sola corrección de síntomas. Pueden llamarlo "estado general" o como deseen, pero creo que es muy claro lo que esto significa. Antes fue suficientemente aclarado que esta visión no implica subestimación ni descuido por la existencia de los síntomas, sino una lectura diferente a la común acerca de su relevancia y valoración.

Si bien es cierto que el tratamiento global del bio-sistema produce resultados más profundos y estables, no debe desestimarse la existencia y atención de las "enfermedades". Es necesario tener buenas ideas para tratar tanto la generalidad (el sistema) como la particularidad (focos o problemas específicos). En los últimos treinta o cuarenta años puede asistirse a un incremento espectacular en cuanto a la cantidad de enfermedades susceptibles de ser tratadas con éxito por medio de la acupuntura.

 

Es cierto que en esta medicina los signos (datos objetivos) y los síntomas (datos subjetivos) no se interpretan de la misma manera que en la medicina corriente. Ignoro si es cierto que para muestra basta un botón, pero aquí va uno que tiene mucha importancia: la fiebre o hipertermia.

Es curioso el poco éxito que ha tenido la naturaleza con nuestra cultura médica en el caso de la fiebre, ese notable mecanismo defensivo en el contexto de procesos inflamatorio-infecciosos, ya que al tiempo que logra "organizar la defensa" en virtud del efecto general que tiene sobre el organismo, también lo transforma en una pequeña hoguera capaz de incinerar innumerables microorganismos en plan de ataque. 

Pero sin embargo, este fundamental recurso defensivo no está bien visto por estos lados: se lo teme como si fuera el culpable de la situación y se lo suprime violentamente regalándole al agresor un terreno que podría pelearse mejor si la fiebre actuara naturalmente, cumpliendo con su rol defensivo. Es sólo un ejemplo, pero está inscripto en esa peligrosa locura consistente en suponer que tapar un síntoma implica "curar". De manera que será imprescindible la consulta cuando aparezcan síntomas de interpretación dudosa.

   
Otro comentario inevitable se refiere al tiempo que demanda el tratamiento. Como en cualquier otra medicina, no es posible saber con anticipación la respuesta del paciente, pero como criterio general puede decirse que hay cierta relación entre la cronicidad de un proceso y el tiempo que demanda un tratamiento. 

Por otra parte, si se acepta la idea de un enfoque terapéutico que tienda a la globalidad, será de esperar que los tiempos del tratamiento se adapten a ese objetivo. Más bien hay etapas en este itinerario, evaluables por la evolución clínica, el sistema de las mediciones y la propia percepción del paciente. La combinación de estos factores determinará finalmente el momento del alta.

En esta medicina las percepciones del paciente son extremadamente importantes, tanto que uno de los objetivos del tratamiento es ampliarlas, ayudando a experimentar el sentimiento de organicidad, de fluidez energética. Estas adquisiciones indican que comienzan a desaparecer los bloqueos, y por lo tanto es trascendente referirlas a fin de seguir orientando correctamente la terapia.

Por otra parte, las enfermedades no se curan desde "afuera": es un lugar muy profundo del ser, un sitio ligado al núcleo de la persona el que decide sanar. El conjunto de medidas instrumentadas en la medicina clínica podrán ser más o menos eficientes para ayudar a crear una situación favorable a la posibilidad de "tomar esa decisión". Es en este sentido que la tarea médica puede ser útil o eficaz, pero por maravillosa o deslumbrante que sean sus resultados no puede catalogarse de curadora (curar significa cuidar). Como tampoco existe un estado definitivo llamado "salud", todo lo que puede lograrse es una situación en la que empieza a predominar el lado luminoso y a desarrollarse un nuevo proyecto (PRO-EYECTO, PARA LARGARSE) en la vida personal.

Por supuesto que no es poco, pero es justamente lo que cabe esperar de un tratamiento que no promete magia ni transforma al paciente en mero cuerpo inerme sobre el cual se está operando.

Un buen tratamiento es algo así como una pregunta inteligente hecha a un organismo esperanzado. Por eso se requiere la presencia activa y comprometida de ambas partes: aquí también el equilibrio es requisito para una buena relación médico-paciente.

  ¿Hace falta transformarse en faquir, monje o militante de la salud?

De ninguna manera. Es más: creo que la elección por alguna de estas alternativas crea una nueva condición neurótica difícil de superar: la arrogancia de la santidad. El loco deseo de la absoluta pureza no es un ideal sino una especie de coartada.

Aquí no se está proponiendo un "camino de privaciones" o la archiculposa "redención por el dolor" o "la vuelta al buen camino". Se está hablando de lograr ciertas adecuaciones o adaptaciones en función de la propia necesidad. Y como todo cambia y este cambio también está sometido a nuevos cambios y a la ritmicidad de la vida, es inútil someterse a privaciones definitivas que nadie va a cumplir de manera estable.

El proyecto no es crear seres asépticos tipo plástico o acero inoxidable porque además de inhumana, es una utopía inútil: cada uno termina haciendo exactamente lo que puede, aunque pueda más de lo cree.

 

Ahora viene (lo siento, se aproxima) el tema de los cuatro aspectos que componen un plan con objetivos terapéuticos, una palabra con pretensiones modestas, ya que significa "servicial, que cuida de algo o alguien".  Pero tan reveladora como enfermo , que quiere decir sin firmeza (in-firmus) o sano"sensato, que está en su juicio". De manera que estar enfermo es perder la firmeza (y la alegría de vivir).

Aquí van los cuatro pilares del tratamiento:

              1. Acupuntura y orgonomía
              2. Medicación coadyuvante
            3. Nutrición
            4. Actividad física


sigue al Capítulo 6: ¿Cómo se utilizan la acupuntura y la orgonomía?
a Cuaderno de Navegación
a Inicio

 

horizontal rule


Medicina energética

Inicio / Presentación / Esta medicina / Revitalización al natural / Investigaciones / Historias / Programa Azul / Viaje / Desintoxicación / Diccionario / Cerebros / Para qué sirve / Sociedad / Mapa / Concierto / Funciones / Estadística / Mediciones / Revitalización / Glosario / Articulos / Enlaces / Morir como chanchos / Chicos / Plantas / Acupuntura-Orgón / English / Deutsch / Talleres / Viagra, Hierbas chinas / El experimento de Alcoy / Limpieza Hepato-Biliar / Programa de Desintoxicación / La Gripe / El Invierno / Los Hidrolizados / Los acumuladores de energía orgón / El Dor-Buster / La Primavera / Cielito Lindo I / Acupuntura Estética / La revolución Reich / La medicina catastrófica / Los bebés orgónicos / Orgón y Dor / La Clonación de Idiotas  / Revitalización y Envejecimiento / Talleres 2015

Dr. Carlos Inza / Salguero 1807 - 11A / CP 1425 Buenos Aires - Argentina / Tel-fax: (011) 4822-5946  
           acupuntura.orgon@gmail.com
                 acupuntura_orgon@yahoo.com.ar